martes, noviembre 12, 2019

    La naturaleza boliviana es el destino ideal para quienes buscan explorar paisajes coloridos con un toque de adrenalina. Así inicié la ruta del bufeo con la ciudad de Trinidad,como punto de partida de esta gran aventura.  

    Para conocer al carismático bufeo o delfín rosado (Inia boliviensis) hay que trasladarse a la ciudad de Trinidad, que se encuentra a una altura de 160 msnm. El río Mamoré está muy próximo a la ciudad y pasa a 13 kilómetros al oeste de esta.

    La aventura inicia a primera hora de la mañana en la plaza principal, lugar de recojo por parte deuna de las mejores empresas encargadas del turismo ecológico ECOterra. De esa manera empecé el recorrido corto de unos 8 kilómetros por carretera, junto a otros turistas hasta llegar a Puerto Ballivian, donde Don Roger Rodas nos esperó para darnos una charla informativa sobre el recorrido y el itinerario del paseo.

    Puerto Ballivian es la puerta de entrada al área protegida municipal de Ibare-Mamoré, y es desde ahí donde empieza el viaje por río en un barco turístico equipado y seguro que nos acompañó todo el tramo de aproximadamente 8 horas empezando por el río Ibare o “río de los pájaros”.

    Durante la primera hora de navegación hicimos una parada en Loma Suárez, un lugar con muchas historia también conocido por sus montículos o lomas de tierra prehispánicos que se creen sirvieron de protección contra las inundaciones, especialmente por estar cerca de la cuenca del río Mamoré, Beni e Iténez, que anualmente sufren crecidas considerables de agua que afectan la cotidianidad de los habitantes.

    Tras los primeros minutos navegando se puede apreciar una serie de animales en su estado natural entre aves, monos y por supuesto los curiosos bufeos que aparecen y desaparecen mientras juegan por el río cerca del barco.

     La segunda parada fue para conocer a Don Florencio Vargas, guía comunitario que nos brindó su casa, con vistas al río y una gran selva como patio trasero. Nos enseñó el funcionamiento de su “trapiche” o molino de madera, que sirve para machacar y extraer jugo de caña de azúcar. Entre las cosas nos mostró su árbol de gomero, algunos de sus cultivos de plantas tropicales y nos permitió adentrarnos en su propiedad hasta llegar al imponente árbol de “Mapajo”, un monumento vegetal de aproximadamente 250 años además de ser el lugar favorito de los batos  (Jabiru mycteria) a la hora de anidar.

    Al despedirnos de Don Florencio, nos embarcamos en nuestro recorrido hasta la boca del río Mamoré “río madre”. En el trayecto se puede apreciar una diversidad de fauna en estado natural como; la garza, el bato, Martín pescador, tortugas de río, monos, capibaras y por supuesto a los amigables bufeos quienes se dejaron ver desde que iniciamos el viaje en Puerto Ballivian.

    Avistamiento de bufeo

    La playa donde desemboca el río Mamoré es la tercera parada, luego de navegar durante aproximadamente 2 horas y media. Una vez desembarcamos en la playa aprovechamos para almorzar y cada quién decidió explorar la zona, nadar en el río con la posibilidad estar más cerca de los bufeos, pescar o simplemente jugar en la orilla con los nuevos amigos de viaje.

    Antes de finalizar la tarde y luego del descanso, emprendimos el viaje de retorno. Durante la expedición de vuelta, volvimos a ver las aves exóticas al igual que a los bufeos quienes nos despidieron de la misma forma en la que nos dieron la bienvenida. A medida que nos acercábamos al puerto pudimos ver la cotidianidad de los comunarios que viven en armonía con los “mimados” del río.

    La ruta del bufeo es una opción de turismo ecológico o turismo “ético” cuyo enfoque privilegia la sostenibilidad, preservación, apreciación del medio que acoge y sensibiliza a los viajantes. El programa permite compartir experiencias con familias de las comunidades de la zona para ver la forma tradicional de sus cultivos y producción agrícola.

    Si decides viajar para conocer y descubrir nuevos paisajes de Bolivia, te recomiendo optar por ECOterra un operador turístico con manejo responsable con el medioambiente.

    Otras recomendaciones para llevar:

    • Ropa ligera de colores claros
    • Evitar nylon y tejidos sintéticos
    • Protector solar
    • Zapatos cómodos para caminar
    • Gafas de sol
    • Traje de baño
    • Repelente
    • Impermeable
    • Sombrero

     Recuerda: ¡Viajar para conectarnos con Bolivia, es el mejor regalo que podemos darnos!